biología de la emoción

Sesión individual

“Lo que perturba a los hombres no son las cosas, sino las opiniones que ellos tienen de estas. Pero la opinión que se tiene es que la muerte es un mal….Así pues, cuando estemos contrariados, perturbados o tristes, no acusemos a nadie más que a nosotros mismos, es decir, a nuestras opiniones”.

Epicteto de Frigia (55- 135 d. C.)

 

La biología emocional propone dar la vuelta a nuestro habitual punto de vista, dejar de ver la enfermedad como un problema y comenzar a verla más bien como una respuesta de adaptación biológica, en la que el cuerpo trata, mediante el proceso de enfermedad, de solucionar algún tipo de conflicto vital.

Nuestra historia emocional se expresa en forma de un síntoma, una memoria almacenada en algún órgano o sistema del cuerpo. Nuestra biología guarda la información que le ofrece nuestro entorno (externo e interno) sin que nos demos cuenta, sin que seamos conscientes.

 La función de los órganos dentro de la organización como ser vivo y de sus necesidades de adaptación, es la clave de la emoción (y del síntoma),  partiendo de la premisa de que lo que prima por encima de todo es la supervivencia. Nuestro organismo está programado tras miles de años de evolución para adaptarse a las circunstancias de una u otra manera y sobrevivir en un entorno a veces hostil. La emoción está íntimamente ligada a nuestra realidad biológica.

ADN descodificación

“La enfermedad, por consiguiente, tiene un significado y una importancia, en el contexto de la evolución, desde un punto de vista individual y colectivo que, nuevamente, debemos aprender a entender y reconocer.”

 Dr. Éric Ancelet

Ya sea el hecho que nos sucede, de origen real (externo) o imaginado (interno), la emoción será siempre real y producirá una respuesta biológica real en nuestro organismo real. Lo determinante es la representación o código del hecho que nosotros sentimos, más que el hecho en si.