nutrición activa

Para personalizar: Perfil Bionutricional IoMET.

Sesión individual

La Nutrición Emocional Activa es un proceso dinámico  que equilibra el metabolismo y la bioquímica celular acompañando las emociones y los sentimientos. El primer objetivo de la nutrición emocional es alimentar el cerebro y el sistema nervioso con alimentos inteligentes y lograr el equilibrio emocional.

  • Los alimentos construyen nuestro organismo. Condicionan nuestro cuerpo emocional, nuestro comportamiento.
  • Nuestro cuerpo reacciona a cada alimento que le damos. La alimentación actúa sobre todos nuestros órganos: tiene un papel esencial para nuestra salud física y psíquica.

No comemos por puro plExcelentes_consejos_sobre_estres_laboral_alimentacionacer, comemos para responder a un mecanismo (muy complejo) de nuestro cuerpo, para renovar nuestras células, para que cada uno de nuestros órganos funcione correctamente. El
alimento es nuestro combustible, lo que nos da energía.
Nuestro cuerpo reacciona con cada alimento que le damos. Nuestro sistema digestivo está en el centro de nuestro cuerpo y distribuye a todos los demás órganos, es por eso que hay que darle productos de calidad.

“Una nutrición adecuada y ritmos positivos de alimentación mantienen el equilibrio químico corporal y el equilibrio emocional”

En el 400 a.c. Hipócrates decía: “Que el alimento sea tu medicina y la medicina sea tu alimento”. Fue Hipócrates, padre de la medicina occidental, el que dio una buena definición de dieta, del griego “diaita”, para referirse a una forma de vivir la vida armónicamente, con un cuidado especial en preparar y seleccionar los propios alimentos.

La comida nutritiva estimula el hígado, el páncreas, las glándulas suprarrenales, la pituitaria, la tiroides, el hipotálamo, el sistema límbico y el sistema inmunológico para que trabajen adecuadamente. De este modo, las reservas emocionales permiten afrontar todo tipo de situaciones y asumir con responsabilidad la vida emocional, así como mitigar los altibajos cotidianos.

“El tratamiento siempre viene del exterior, mientras que la curación viene del interior”. (Andrew Weil)

Es necesario recuperar la intuición para escuchar las necesidades de nuestro cuerpo para hacer una elección óptima de alimentos que podamos digerir, asimilar perfectamente, eliminar sus residuos y que sean adecuados a nuestro estado (físico, mental y espiritual), al clima y a la actividad realizada, para gozar de un estado óptimo de energía que nos llene de vitalidad, entusiasmo y fuerza para emprender nuestros propósitos.